Vinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.xVinaora Nivo Slider 3.x

La Coordinadora Ejecutiva de la RIDDHH, María del Rosario Badano, valoró la presentación por parte del CIN de la plataforma "Recuperar la Historia Universitaria", donde se disponen actas de autoridades universitarias en dictadura. "Es un hecho ético-político muy importante (...) donde el sistema universitario se constituye en protagonista de la palabra frente al silencio", expresó la reconocida docente e investigadora.

El pasado 22 de abril, el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) presentó y puso en línea la plataforma «Recuperar la Historia Universitaria», donde se disponen actas, dictámenes y otros documentos que refieren las actuaciones de los organismos de coordinación de las universidades públicas argentinas durante los períodos autoritarios de 1967-1972 y 1977-1983.

La iniciativa fue valorada por distintas autoridades del sistema universitario como un acto de reparación histórica y de fortalecimiento del proceso de memoria, verdad y justicia al que vienen abonando las instituciones de educación superior pública, acompañando la lucha y el trabajo de las organizaciones de derechos humanos.

En esta línea, se expresó la Coordinadora Ejecutiva de la Red Interuniversitaria de Derechos Humanos (RIDDHH) del CIN; y Coordinadora del Área de Promoción de Derechos Humanos de la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER), Mg. María del Rosario Badano, quien fue entrevistada en el programa Data Universitaria Radio.

Sobre la plataforma presentada, Badano señaló que «es muy interesante lo que se ha hecho: se realizó una investigación donde se analizaron las actas y esto nos da la posibilidad de mirarnos en la historia universitaria y saber cuáles han sido algunas de las políticas académicas en aquellas etapas; cómo los rectores fueron ministros de educación de las dictaduras y cómo participaban las fuerzas militares en las reuniones de los rectores».

La reconocida docente e investigadora, remarcó que en esta iniciativa «hay una cuestión política importante del sistema universitario, que es esto de disponer públicamente la documentación para que todos podamos consultarla y conocer las definiciones que se tomaron y que tuvieron consecuencias geopolíticas y sobre la vida de las personas».

En este sentido, la coordinadora de la RIDDHH se refirió al cierre de casi un centenar de carreras y a «estudiantes y docentes que si tuvieron la fortuna de no ser torturados, muertos o desaparecidos, les prohibieron estudiar o los cesantearon».

Badano indicó además que «poner luz sobre esta historia es un acto de valentía; no es que sean cosas nuevas que no sabíamos que existían, pero ahora contamos con un registro documental».

Destacó también que «desde la Red, junto al Rector Coordinador Franco Bartolacci (Universidad Nacional de Rosario), hemos acompañado esta situación por lo que implica a futuro; porque muchas cosas que pasaron en las dictaduras quedan instaladas en el sentido común universitario y esto nos posibilita construir otros sentidos comunes».

Asimismo, manifestó en la nota radial que «la lucha de la memoria siempre continúa y este tipo de acciones son una herencia cultural, ya que la información es un bien social y público fundamental, sobre todo en momentos en que la mentiras y las fake news son moneda corriente y hay que desentrañar todo el tiempo lo que se informa».

Recuperar la Historia Universitaria, para Badano, «invita a que las universidades revisemos nuestros lugares y pongamos en circulación otra narrativa que repare el tejido social». Puso énfasis en la tarea de «desarrollar ciudadanías universitarias críticas, formar profesionales que puedan tener una clave de derechos humanos en el ejercicio de su profesión».

Finalmente, marcó la presentación de la plataforma como «un día de júbilo, de empuje, porque se disputa un sentido sustentado en la ampliación de derechos y esto abre nuevos caminos; porque la Universidad se constituye en protagonista de la palabra frente al silencio, frente a la impunidad genocida y frente al miedo (…) En aquellos años de dictadura hubo mucha vida, mucha pasión y muchos sueños; las vidas han sido troncadas, pero lo otro se puede recuperar».